Search / 949 results found

from
to

La estrella televisiva Kim Kardashian ha vuelto a escenificar lo cordial y edificante de su actual relación con el rapero Kanye West, padre de sus cuatro retoños, al margen de su decisión de separarse de él y de iniciar los trámites del divorcio el pasado mes de febrero.

Tanto es así, que el artista se encuentra en un lugar muy destacado del listado de agradecimientos que enumeró la socialité tras hacerse con el premio al icono de la moda en la última edición de los People's Choice Awards, un galardón que se une al que recibió 'Keeping Up With The Kardashians' como mejor reality show de la temporada.

La celebridad no dudó en dar las gracias a su exmarido por haberla "introducido en el mundo de la moda", uno en el que Kim no ha dejado de triunfar gracias a marcas como SKIMS o KKW Beauty.

"Gracias Kanye por haberme introducido en el mundo de la moda. Es un sueño hecho realidad poder llevar tantas prendas hermosas. Ahora los diseñadores están dispuestos a trabajar conmigo, pero hubo un tiempo en que no. Grandes diseñadores como Zac Posen siempre creyeron en mí, o empezaron a hacerlo después de una llamada de Kanye", explicó la empresaria en su discurso.

Aunque en los últimos días Kanye West ha dejado bien claras sus intenciones de recuperar el amor de Kim Kardashian, quien inició los trámites del proceso de divorcio el pasado mes de febrero y ahora disfruta de un cada vez menos discreto romance con el cómico Pete Davidson, lo cierto es que el exmatrimonio vive un tiempo de absoluta paz y cordialidad.

Eso aseguran al menos fuentes de su entorno, quienes atribuyen a la empresaria la estabilidad que reina a día de hoy en el hogar familiar y al margen de una separación que se prolonga ya diez meses. Y es que para Kim, el bienestar integral de sus cuatro hijos con el rapero -North, Saint, Chicago y Psalm- es fundamental, por lo que hará todo lo posible para asegurarse de que el hacha de guerra permanece enterrada.

"Kim desea que la paz siga reinando entre Kanye y ella. Todo es mejor así. Su relación se encuentra en muy buenos términos", ha indicado un informante en conversación con el portal de noticias E! Online.

Para ejemplificar esa buena sintonía entre la expareja, los mismos confidentes han recordado que Kim y su primogénita North estuvieron presentes en el emotivo acto de homenaje que Kanye organizó el pasado domingo para recordar al malogrado diseñador Virgil Abloh, con quien había colaborado en infinidad de proyectos desde que se conocieron en el año 2009. "Kim estaba feliz de ver a North tan entusiasmada con su padre. A la niña le encanta hacer cosas con toda su familia", ha explicado la fuente.

A estas alturas ha quedado claro que Kanye West no quiere concluir su matrimonio con Kim Kardashian, la madre de sus cuatro hijos, y con tal de no seguir adelante con el proceso de divorcio que ella inició el pasado mes de febrero, él está dispuesto a hacer algo fuera de lo común: reconocer que se equivocó.

El rapero grabó un vídeo para Instagram el pasado jueves, coincidiendo con la celebración del día de Acción de Gracias, para reconocer que "avergonzó" públicamente a la estrella televisiva con su candidatura presidencial y que su consumo de alcohol afectó a todas las personas de su entorno. Un día más tarde volvió a echar mano de las redes sociales para etiquetar a Kim en una publicación del portal TMZ que arrancaba con el titular "Kanye West afirma que Dios volverá a reunirle con Kim", y que incluía una foto de los dos besándose.

Resulta cuando menos curioso que el rapero haya elegido precisamente este fin de semana para hacer su intento más público hasta la fecha de recuperar a su antigua esposa, justo cuando ha quedado claro que ella mantiene una amistad muy especial con el humorista Pete Davidson, con quien trabajó recientemente en el programa 'Saturday Night Live'. De hecho, el sábado fueron vistos desayunando juntos en el Beverly Hills Hotel y Kim accedió incluso a posar con un admirador para una fotografía, que se encargó de tomar el propio Pete.

Tras darse a conocer públicamente trágica noticia de la muerte del diseñador Virgil Abloh, quien falleció este fin de semana a los 41 años y tras una ardua y secreta batalla contra el cáncer, el rapero Kanye West ha querido dedicar su tradicional sermón dominical a la memoria de su malogrado amigo, con el que colaboró en un sinfín de proyectos desde que ambos se conocieron durante su etapa como becarios en la casa de moda Fendi, en el año 2009.

"En cariñoso recuerdo de Virgil Abloh, director creativo de 'Donda'", reza la descripción del vídeo que ha compartido el artista en sus redes sociales para difundir su mensaje religioso de los domingos.

Como se desprende de ese texto, Virgil ejerció como el principal responsable estilístico y visual del último trabajo discográfico del intérprete, el cual salió al mercado hace solo unos meses y sirvió, entre otras cosas, para rendir tributo a la malograda madre del astro del hip hop.

Virgil Abloh, director creativo de Louis Vuitton y fundador de la innovadora marca Off-White, también se encargó de diseñar el vestuario y ciertos elementos escenográficos del último tour conjunto de Kanye West y Jay-Z, 'Watch The Throne': una de las giras musicales más exitosas de los años 2011 y 2012, por lo que resulta comprensible que el exmarido de Kim Kardashian haya querido transmitir su admiración y afecto hacia uno de los colaboradores más destacados que ha tenido a lo largo de su dilatada trayectoria.

Ha pasado poco más de un año desde que Kanye West cumpliera su 'amenaza' de presentarse como candidato en las elecciones presidenciales que pusieron fin al mandato de Donald Trump, con quien el rapero mantenía una relación muy cordial y, por otro lado, fuertemente criticada, y que abrieron un nuevo período demócrata en la Casa Blanca con la llegada de Joe Biden.

El propio artista ha querido recordar esa llamativa época en un nuevo sermón ligado a la celebración de Acción de Gracias, que se ha retransmitido en sus redes sociales. Más que una reflexión de corte moral y religiosa, el discurso pronunciado por el intérprete ha sido una confesión en toda regla sobre algunos de los eventos más polémicos que se han sucedido de forma reciente en su vida, como esas aspiraciones presidenciales de las que reconoce que avergonzaron profundamente a su todavía esposa, la estrella televisiva Kim Kardashian.

"Vamos a hablar de política aquí. Dios mío, a mi esposa no le gustó nada que llevara la gorra roja [en referencia a uno de los símbolos más notorios del movimiento de apoyo a Donald Trump]. Pero como quiso ser una buena esposa, Kim me protegió y protegió a nuestra familia", ha asegurado en un momento de su alocución, justo antes de admitir que su campaña electoral fue un fiasco por falta de preparación y apoyos sólidos.

"Nos convertí, a mí y a los míos, en una diana por no alinearnos con las posturas políticas de Hollywood, y eso fue muy duro para nuestro matrimonio. Y encima luego me presenté a la presidencia sin una preparación adecuada y sin aliados en uno y otro espectro. Avergoncé a mi esposa en la forma en que ofrecí información sobre nuestra familia durante esa conferencia de prensa, la única que hice, gracias a Dios", ha lamentado en el extracto más autocrítico de su mensaje.

Poco antes de ese inolvidable 3 de noviembre de 2020, en el que Kanye solo pudo recibir el apoyo de los votantes en doce de cincuenta de estados, ya que su candidatura fue anulada en la mayoría de ellos debido a defectos de forma y al vencimiento de los plazos, el propio astro del hip hop reveló que había desperdiciado enormes sumas de dinero en su excéntrica iniciativa, aunque no dio cifras concretas. Sin embargo, fuentes de su entorno señalaron que el cantante habría desembolsado 14 millones de dólares de su propio bolsillo de cara a una de las campañas más descafeinadas y desastrosas de la historia electoral.

El rapero Kanye West ha utilizado su último sermón para lanzar una emotiva y entusiasta defensa de su matrimonio con Kim Kardashian, quien inició los trámites del divorcio el pasado mes de febrero, y para compartir públicamente su convencimiento de que el mismísimo Dios quiere ver a la expareja reunida de nuevo en el marco de su anterior vida familiar.

El astro de la música, quien cambió legalmente su nombre hace unas semanas y ahora se da a conocer como 'Ye', no ha dudado en recurrir a la fe y a su particular interpretación de la palabra del altísimo para dejar patente que no dar por terminada su historia de amor con la estrella televisiva, aunque esta haya rehecho aparentemente su vida sentimental con el actor y cómico Pete Davidson.

"La narrativa que Dios quiere ver es que todos podamos redimirnos con estas relaciones", ha explicado el intérprete en medio de su discurso, pronunciado durante el acto de Acción de Gracias organizado por la parroquia Mission de Los Ángeles. Además de exponer los supuestos deseos del creador, Kanye ha hecho autocrítica para reconocer que ha cometido "muchos errores" en el marco de su dinámica diaria con la celebridad, fallos que pretende subsanar si su todavía esposa le da una segunda oportunidad.

"Necesito volver a casa y estar con mis hijos", ha añadido en una de las partes más conmovedoras de su alocución, para explicar a continuación que dispone de una vivienda justo al lado de la que compartía con Kim para que su relación diaria con sus retoños, North, Saint, Chicago y Psalm, no se vea demasiado afectada por la separación. A la hora de convencer a la empresaria sobre las bondades de la reconciliación, Kanye se ha comprometido a hacer "todo lo posible" para solventar sus problemas y a expresarse de forma "relajada y saludable".