Search / 2152 results found

from
to

El diario The New York Times habría solicitado a la justicia estadounidense, según informa el portal de noticias The Athletic, que le permita acceder a todos los documentos relativos al proceso judicial en el que estuvo implicado hace unos años el futbolista Cristiano Ronaldo, acusado de haber agredido sexualmente a una mujer durante una estancia en Las Vegas en el año 2009.

El caso volvió a la escena pública en 2017 y después de que la presunta víctima, Kathryn Mayorga, asegurara que los abogados del futbolista le habían presionado de forma indebida para que firmara un acuerdo que, además de evitar que su alegato desembocara en la apertura de una investigación judicial, la obligaba a mantener un silencio sepulcral sobre el asunto.

De forma paralela, Mayorga interpuso ese año una demanda civil contra el deportista para exigirle una indemnización de 77 millones de dólares por los "daños y el sufrimiento" ocasionados. Este acción fue desestimada por un tribunal federal debido a que se "sustentaba en filtraciones" y otros datos no corroborados que, por tanto, no podían admitirse como pruebas. Sin embargo, todavía existe la posibilidad de que una instancia superior revise y cambie el sentido de la sentencia.

Sea como fuere, el caso Mayorga y la gravedad del delito que se le atribuyó siguen siendo un quebradero de cabeza para Cristiano Ronaldo, quien siempre ha defendido su inocencia a través de sus abogados. Estos habrían reaccionado con rapidez a la petición de The New York Times para argumentar en su contra, pero lo cierto es que el derecho a la libertad de prensa que invoca el medio parece demasiado poderoso como para que el jugador del Manchester United pueda bloquear la publicación de los datos relativos al caso.

"La policía de Las Vegas tiene la obligación legal de divulgar los documentos que son públicos en virtud de la Ley de Registros Públicos de Nevada, como ha admitido la policía en relación con este caso. Objetaremos este intento inapropiado de interferir con el derecho ciudadano de acceder a documentos de corte gubernamental", reza un extracto del texto que ha remitido The New York Times al juzgado para contrarrestar la ofensiva legal de los letrados de Cristiano.

Una nueva biografía no autorizada de Vicente Fernández, escrita por la periodista Olga Wornat, ha causado un gran revuelo en los últimos días porque vincula a un miembro de la famosa dinastía musical mexicana con el narcotráfico.

Más en concreto, el libro titulado 'El último rey' sostiene que el menos mediático de los tres hijos varones del cantante, Gerardo, mantuvo una relación de amistad con Ignacio 'Nacho' Coronel, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa que falleció en 2010 durante un tiroteo con las autoridades.

La autora también describe a Gerardo como una "figura turbia" que ejerce un gran control dentro de la familia desde un discreto segundo plano. Por el momento, el aludido no ha querido pronunciarse acerca de estas acusaciones, basadas en el testimonio de varias fuentes que estarían al corriente de los negocios que mantenía con el mencionado narco a través de su pasión compartida por los caballos.

Sin embargo, su hermano Vicente Jr. sí ha querido salir al paso de la polémica para aclarar que Wornat intentó ponerse en contacto con él, pero se negó a atenderla. "Todo lo que dice su libro ahora lo tendrá que probar; no tengo más comentarios", ha añadido en declaraciones a la revista Tv y Novelas.

Precisamente la relación de los dos hermanos es otro de los puntos que aborda la biografía para asegurar que Gerardo obligó a Vicente Jr. a ingresar en una clínica de rehabilitación en contra de su voluntad pese a que en realidad no sufría ningún problema de adicción. Sea cierto o no, no cabe duda de que esta polémica llega en un momento muy poco oportuno en el que los Fernández están tratando de presentar un frente unido mientras su patriarca continúa ingresado desde hace cuatro meses tras sufrir un accidente doméstico en su rancho.

Una mujer de 31 años llamada Maralee Nichols ha presentado una demanda en Los Ángeles reclamando una pensión de manutención a Tristan Thompson por el bebé que está esperando, que ella sostiene que concibieron en un hotel tras la fiesta de cumpleaños que el jugador de baloncesto celebró en Texas el pasado mes de marzo con motivo de su 30 cumpleaños.

En ese evento también estuvo presente Khloé Kardashian, la madre de True, la hija menor del deportista, que también tiene un niño de 4 años con otra antigua pareja. Aunque su relación sentimental ha estado repleta de altibajos desde que salió a la luz que él le había sido infiel en las semanas previas a la llegada al mund de su hija, se cree que en aquel momento concreto aún estaban juntos.

En los documentos legales obtenidos por el Daily Mail que Tristan ha presentado en respuesta a la demanda, él sostiene que solo mantuvo dos encuentros sexuales en una misma noche con Nichols, pero los abogados de ella afirman que su romance se alargó cinco meses. La estrella de la NBA también ha solicitado que el caso se mueva de California a Texas, donde las leyes acerca de la manutención de menores recomiendan pensiones mucho menores que en el estado de California.

Maralee Nichols, que ha salido de cuentas esta misma semana, asegura que Tristan le ofreció 75.000 dólares a cambio de que no continuara adelante con el embarazo y ha mostrado los mensajes que él le envió, asegurándole que no se involucraría en la vida de su hijo e insistiendo en que le daría la menor ayuda económica posible para criarlo. El atleta ha reconocido que esos mensajes se enviaron desde su teléfono móvil y no ha negado en ningún momento que pueda ser el padre del bebé, pero sí ha pedido que se realice un test de paternidad tras su nacimiento.

En lo que respecta al estado de su relación con Khloé, antes de que el reality familiar de los Kardashian llegara a su fin ella confesó ante las cámaras que se estaba planteando recurrir a una gestación subrogada para tener un segundo hijo con el jugador de los Sacramento Kings. Sin embargo, unos meses más tarde vieron la luz unas imágenes de Tristan en una casa de Bel-Air, saliendo de una habitación después de pasar media hora encerrado dentro con tres mujeres, y se cree que entonces se produjo su ruptura definitiva.

Aunque la actriz Rita Moreno estuvo casada durante más de tres décadas con su difunto marido, con quien tuvo a su única hija, ella siempre ha reconocido que Marlon Brando fue la gran pasión, que no amor, de su vida.

Su relación sentimental comenzó cuando se conocieron en el rodaje de la película 'Désirée'; por aquel entonces ella tenía 22 años y él 29, y pasaron juntos otros ocho más que estuvieron marcados por las rupturas constantes debido a las infidelidades del actor. De hecho, en una ocasión Rita descubrió ropa interior de otra mujer en su apartamento y juró vengarse.

La oportunidad perfecta para hacerlo se le presentó cuando recibió una llamada del mismísimo 'coronel' Tom Parker, el representante de Elvis Presley, proponiéndole una cita en nombre de su famoso cliente. El rey del rock la había visto en la cantina de los estudios 20th Century y había quedado prendado.

"Me dijo: 'Le gustó mucho lo que vio y le encantaría conocerte. ¿A ti te gustaría conocerle?'. En aquel momento me acordé de aquellas bragas que había encontrado y dije: 'Sí, me reuniré con él'", ha recordado en el programa 'The View'.

Aunque en aquella época no existían las redes sociales, Brando no tardó demasiado en enterarse de que su ex estaba viendo a Elvis y se volvió completamente loco. "Empezó a tirar sillas y fue maravilloso", ha reconocido ella sin ningún pudor.

En lo que respecta Elvis y Rita, los dos tuvieron varias citas que no salieron exactamente mal, pero en el fondo el músico no podía despertar en ella la misma "obsesión" que Brando, sin importar lo famoso que fuera. "Salimos juntos unas cuantas veces. Era una persona muy dulce, pero era aburrido. Era un chico de pueblo...", ha concluido.

La última información que se ha filtrado acerca del reboot de 'Sex and the city' afirma que la explosiva Samantha Jones ha desaparecido de la vida de su amiga Carrie Bradshaw después de que ambas se pelearan y la publicista se mudara a Londres por trabajo, lo cual explica muy oportunamente la ausencia de la actriz Kim Cattrall en los diez episodios que se estrenarán el próximo 9 de diciembre en la HBO Max.

Estos mismos rumores también aseguran que la protagonista, interpretada por Sarah Jessica Parker, realizará un gran gesto hacia el final de la serie para tratar de reparar su amistad, lo cual ha avivado las esperanzas de los fans de que Cattrall aparezca por sorpresa en el último momento o que al menos se deje abierta la puerta a su regreso en la segunda temporada, que ya se ha aprobado.

Sin embargo, el productor Michael Patrick King ha aclarado ahora que Samantha no aparecerá en la continuación de la historia porque la idea siempre fue centrarse en cómo han cambiado las vidas de Carrie, Charlotte y Miranda como mujeres entradas en la cincuentena.

"Nunca hubo cuatro. Nunca lo abordamos como un proyecto con cuatro estrellas porque Kim Cattrall, por la razón que sea, no quiso seguir interpretando a Samantha mientras preparábamos la tercera película [que nunca llegó a rodarse]", ha prometido en declaraciones al portal The Hollywood Reporter.

Cuando se le pregunta por el futuro del personaje, él se muestra muy vago: aunque insiste en que no siente que la negativa de Cattrall a retomar el papel que la hizo famosa haya dejado un hueco que llenar, también apunta a que Samantha no ha dejado de existir nunca en la vida de sus antiguas amigas. Por tanto, parece que solo el tiempo dirá si volveremos a ver a la actriz de nuevo frente a las cámaras con Sarah Jessica, Kristin Davis y Cynthia Nixon.